viernes, 30 de noviembre de 2012

Día 608

Increíble como pasa el tiempo. Simplemente eso.

Mas de 600 días desde el primer soplido y yo tocando casi igual que hace 5 meses. Creo que este segundo año con el saxofón, a diferencia del primero, se puede resumir en una palabra (en cuanto a lo que tocar se trata), que es: "relajo".

Y es eso, ya no practico todos los días como antes. Con suerte toco el fin de semana. Ya no estoy haciendo notas largas ni repasando escalas. Todavía se me confunden incluso y tengo que hacer un esfuerzo mental bien grande para poder tocar una determinada escala y saber que modificaciones tiene.

En cuanto a la calidad del sonido. Sigo tocando igual de desafinado por la parte alta del registro y ni hablar de sobre-agudos, ni si quiera me los he cuestionado.

En otros aspectos extra-musicales me ha ido un poco mejor (siempre relacionados con el saxofón), y desde la última vez que escribí mi bitácora, he logrado fabricar una boquilla bastante mejorada a la anterior, con un trozo de madera de ébano.

Lo que falta es el tiempo, falta tiempo para tocar, para fabricar y reparar boquillas, para estudiar teoría musical y para actualizar el blog.

Lo mejor de todo en este tiempo, las visitas del blog que siguen en aumento, superando ya las 70.000.- Esperemos que siga así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario